Medievo erótico
50916
post-template-default,single,single-post,postid-50916,single-format-standard,theme-cabin,cabin-core-1.0.2,woocommerce-no-js,select-child-theme-ver-1.0.0,select-theme-ver-3.2,ajax_fade,page_not_loaded,,smooth_scroll,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive
 

Medievo erótico

Medievo erótico

Entre los siglos XI y XIV a lo largo y ancho de Europa occidental los artesanos y canteros que trabajaron en iglesias, catedrales, monasterios y colegiatas realizaron imágenes de contenido sexual y en ocasiones figuras obscenas rayanas en lo grotesco, como parte del programa decorativo de estos edificios. Las imágenes en cuestión nos sorprenden incluso a nosotros que en el siglo XXI estamos habituados a convivir con una infinidad de imágenes eróticas, consecuencia de la publicidad.

Las esculturas y relieves nos asombran porque nadie ignora la rígida moral cristiana que desde sus primeros tiempos consideraba la sexualidad un mal necesario, a decir por ejemplo de san Pablo (siglo I) y san Agustín (siglo IV). Desconcierta por eso descubrir semejantes relieves y dibujos en sitios muy señalados de los edificios para el culto, incluso también en libros de contenido sagrado como es el caso de muchos manuscritos iluminados.

Lo que a primera vista resulta una paradoja debe tener una explicación y resulta de lo más interesante saber lo que nos han contado los estudiosos. Todos coinciden en que la llamada oscura edad media estaba en realidad llena de luces y, a juzgar por las obras a las que hacemos referencia, muy bien avenida con los aspectos más naturales de la vida como es la sexualidad, tanto es así que se recoge incluso en los templos.

Encontrarnos por ejemplo con la crítica brutal que hizo san Bernardo en el año 1124 a la decoración de los monasterios, nos avisa asimismo del rechazo que este tipo de obras provocaba al menos en una parte del grupo social: (…) pero en los claustros, donde los hermanos están leyendo, ¿qué son esas monstruosidades ridículas? ¿cuál es el sentido de esos monos sucios…centauros monstruosos? (…) Un poco después, hacia 1200, un autor de manuales de confesión declaraba: «de todas las batallas de los cristianos, la mayor es la lucha por la castidad.

En ella el combate es constante y la victoria rara. La continencia es verdaderamente la Gran Guerra (…)» Estas declaraciones dejan claro que no había tal rigidez moral o bien que si la había la búsqueda de placer y diversión estaba tan arraigada como la moralidad.

Entrar en aquella época fascinante revela que este tipo de iconografía tenía también su equivalencia en la poesía, las canciones y la literatura. La presencia figurativa de evidente carga sexual incluye parejas copulando, hombres y mujeres exhibicionistas, personas en actitudes obscenas o simplemente desnudos, entre otras escenas de carácter erótico. Se encuentran esculpidos en capiteles, cornisas y canecillos (modillones) así como en otro tipo de soportes como libros manuscritos y pintura mural.

Tarea nuestra es interpretar estas obras en su contexto histórico, social y artístico para despejar lo que a primera vista resulta una contradicción. Para ello hemos de referirnos al mundo pagano, cuyas secuelas seguían vivas en una Europa bajo el sello de la cristiandad. Pero también hay que revisar la época posterior a la mal llamada edad tenebrosa, porque fue entonces cuando se construyó el paradigma de moralidad cristiana, una época de más control y misticismo, intolerante con las imágenes de las que tratamos. Fue esa etapa posterior la que nos legó la idea general que tenemos de la Edad Media. Hay que desandar el camino para encontrar el sentido de esos maravillosos trabajos. Lo haremos paso a paso…

Mary Alberú Gómez

Doctora en Historia y Arqueología de la Antigüedad y Edad Media. Universidad Autónoma de Barcelona.

1 Comentario
  • Eva

    Gracias Mary por tu entrada al Blog, siempre es un gusto descubrir nuevos aspectos de la historia como el que nos propones. Estoy segura que muchos descubrimos ahora estas imágenes tan explícitas y a la vez, tan contradictorias por el lugar en el que se encuentran.
    Encantadas de que colabores en nuestra página con tus cursos.

    23 junio 2020 at 12:22 pm

Publicar un comentario