NAPOLEÓN EN EGIPTO

NAPOLEÓN EN EGIPTO

Napoleón Bonaparte llegó a Egipto con la intención de debilitar a Inglaterra, el archienemigo de Francia. Conquistando el país del Nilo, los franceses pretendían interrumpir el tráfico de mercancías que fluía desde la India hasta Gran Bretaña, consiguiendo así debilitarla económicamente.

Así pues, el 17 de mayo de 1798 el ejército francés partió de Tolon, con 40.000 hombres, entre los cuales se encontraban 167 “sabios”, especialistas en diferentes materias, tales como etnografía, biología, botánica, historia… para estudiar a fondo todos los aspectos de un país apreciado por los intelectuales franceses como cuna de la civilización occidental (y no les faltaba razón…). La inclusión de especialistas que estudiaran Egipto en todos sus aspectos fue el punto diferenciador de una campaña eminentemente bélica. Mientras los soldados luchaban, los sabios investigaban. Y esas investigaciones llevaron al surgimiento de la Egiptología como ciencia. Ni más ni menos.

Dos grandes hitos marcaron el interés egiptológico de la campaña de Bonaparte en Egipto. Por un lado, el descubrimiento de la Piedra Rosetta.

Mientras cavaban una zanja en las inmediaciones de la ciudad de Rosetta, unos soldados franceses descubrieron una losa con grabados. El teniente Bouchard se dio cuenta enseguida de la probable importancia de la losa, por lo que comunicó el hallazgo al recién creado Institut de l’Égypte en El Cairo. Esa losa, después conocida como la Piedra Rosetta, constituyó el punto de partida para el desciframiento de la escritura jeroglífica (¿quieres verla? Se encuentra en el Museo Británico: https://www.britishmuseum.org/collection/object/Y_EA2).

Por otro lado, gracias a la expedición de Bonaparte pudo realizarse una maravillosa obra de carácter enciclopédico, la “Description de l’Égypte ou Recueil des observations et des recherches qui ont été faites en Égypte pendant l’expédition de l’armée française” (“Descripción de Egipto o Colección de observaciones e investigaciones hechas en Egipto durante la expedición del ejército francés”). El resultado fue una obra de 23 tomos (la Edición Imperial) o de 37 (la Edición Panckoucke), con magníficos grabados de los cuales destacan su primoroso detalle y su gran belleza. Ello hace de la Description una obra absolutamente única, además de que, sin duda, constituyó el redescubrimiento de Egipto y de los magníficos monumentos de la ancestral cultura que vivió a orillas del Nilo durante 3000 años; en algunos casos, incluso, supone el único testimonio que ha llegado hasta nosotros de restos que ya no existen…

¿Quieres saber cómo vieron Egipto los sabios que acompañaron a Napoleón? Disfrútalo en https://description-egypte.org/.

Marta Villanueva

Co-fundadora de Antiquitas, Cultura y Humanidades

Imagen: Bonaparte ante la esfinge, Jean-Léon Gérôme, 1886 (Hearst Castle, San Simeón, California, EEUU)

 

Sin comentarios

Publicar un comentario