Grecia

¡Epartanos, vencer o morir! *

Muchas personas se acercaron a la cultura espartana a raíz de la portentosa película 300 (Zack Sneyder, 2007), en la cual se narra la famosísima Batalla de las Termópilas, que enfrentó a ejércitos griegos contra el invasor persa. El film, con una estética muy cercana al cómic y con alguna que otra licencia histórica (que perdonamos, dado el espectáculo que nos brinda), nos presentaba a los espartanos como unos poderosos guerreros, no en vano toda su vida estaba dedicada a un durísimo entrenamiento, destinado a prepararlos de manera excepcional para el combate cuerpo a cuerpo. Su mayor anhelo era morir por la gloria de Esparta, conformando de esta manera uno de los ejércitos más temibles de la Antigüedad. Tan seguros estaban de su poderío militar que su ciudad no tenía...

Leer más

Amazonas, las mujeres guerreras (II)

Durante la Edad Media, la amazona desaparece casi por completo hasta el siglo XIV, cuando Bocaccio recupera el clasicismo y a través de su “Teseida” Hipólita se convertirá en un personaje más del imaginario colectivo de la época; entre los numerosos ejemplares de la Teseida, destacamos la Joyeuse entrée del Codex Vidobonensis (ca. 1465, Austrian National Library). Hipólita será un personaje cada vez más frecuente en las escenas de amor cortés -tal como observamos en Emilia en el Jardín, del Maestro de las Horas del Duque de Burgundia (c.1465)-, y paulatinamente se convertirá en el prototipo de heroína femenina tal como podemos observar en De mulieribus claris – Des Dames de renom (1361-1362) o, ya una obra más tardía, en los frescos del Castello della Manta, en Saluzzo (1420). Y...

Leer más

Amazonas, las mujeres guerreras (I)

Las primeras referencias escritas a las amazonas se remontan a la Ilíada de Homero, que nos las presenta como descendientes de Ares, dios de la guerra, y de la ninfa Harmonía. Apolonio de Rodas relata que “las Amazonas eran unos seres salvajes, brutales y agresivos. Su objetivo era la guerra. La guerra estaba en su sangre, siendo las hijas de Ares y de la ninfa Harmonía, la cual le proporcionó muchas hijas, todas ellas enamoradas de la lucha”. Los griegos ubicaban a este pueblo de mujeres guerreras en las llanuras del Cáucaso, gobernadas por una reina y limitando el rol de los hombres exclusivamente a trabajos de servidumbre. Para perpetuar su estirpe, las amazonas se unían con extranjeros, pero sólo conservaban a la prole femenina, mientras que los hijos varones...

Leer más