Personajes históricos
-1
archive,category,category-personajes-historicos,category-393,theme-cabin,cabin-core-1.0.2,woocommerce-no-js,select-child-theme-ver-1.0.0,select-theme-ver-3.2,ajax_fade,page_not_loaded,,smooth_scroll,pc_unlogged,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

Personajes históricos

Íñigo de Loyola, ejercicios espirituales

Año tras año algunas efemérides resuenan desde su instauración. Dan cuenta del valor principal de una de las facultades sobresalientes de la humanidad: la memoria. Es el caso de muchas conmemoraciones de carácter religioso o de acontecimientos políticos, científicos, sociales y más. Entre estos memoriales hay uno que destaca cada 31 de julio; señala el día que San Ignacio de Loyola falleció en 1556. Estaba en Roma en su celda de la sede jesuita y tenía sesenta y cuatro años. Lo recordamos como una figura principal de la cultura universal por su legado ejemplar. Íñigo nació en octubre de 1491 en Azpeitia, Guipúzcoa, en el seno de uno de los linajes más antiguos e ilustres de Europa, la Casa de Loyola. Fue el último de trece hermanos. A los dieciséis años...

Leer más

Marco Antonio, el amante esposo de Cleopatra

El rudo militar romano no opuso resistencia a los encantos de la joven Cleopatra VII, reina de Egipto, a la cual le precedía una fama de opulencia y excesos orientales. Después del asesinato de Cayo Julio César, el 15 de marzo del año 44 a.C., Marco Antonio se convirtió en el “heredero de facto” del poder de Roma. Tanto fue así que Calpurnia, la viuda de César, le hizo entrega de todos los documentos de éste y le confió la custodia de sus bienes. Los partidarios de César también apoyaban al militar. Pero Cayo Julio César había nombrado en su testamento “heredero legal” a su sobrino-nieto y a la vez hijo adoptivo, Cayo Octavio Turino, quién reclamó la herencia, convirtiéndose en el sucesor legal de César. Por lo tanto, en Roma había dos...

Leer más

Nefertiti y Cleopatra, las dos reinas de «nuestro» Egipto (II)

Qué decir de Cleopatra que no hayan dicho ya, entre muchos, Plutarco o Joseph Mankiewicz. Por supuesto, la versión hollywoodense hay que cogerla con esas pinzas que siempre utilizamos para disfrutar del cine histórico; aunque maravillosa por muchas razones, la imagen que nos traslada la película sobre Cleopatra es la que ha perdurado en la historia: una femme fatale, que utiliza su belleza sin escrúpulos para conseguir todo aquello que se propone. No sabemos si Cleopatra era una belleza, eso para empezar. Plutarco, el escritor romano, nos dice de ella (con quien coincidió en el tiempo): “Se pretende que su belleza, considerada en sí misma, no era tan incomparable como para causar asombro y admiración, pero su trato era tal, que resultaba imposible resistirse”(1). Así pues, Cleopatra era tremendamente atractiva, pero...

Leer más

Nefertiti y Cleopatra, las dos reinas de «nuestro» Egipto (I)

Alguien dijo que mientras Cleopatra era una historia sin rostro, Nefertiti era un rostro sin historia. No he podido encontrar al autor de la frase, pero no pudo estar más acertado. Ambas son un ejemplo de aquellas grandes figuras históricas que todo el mundo conoce, aunque únicamente pueda decir sobre ellas que fueron reinas de Egipto. El busto de Nefertiti es considerado una de las obras maestras del arte antiguo. De una belleza de proporciones perfectas, supone un verdadero retrato de la reina egipcia, algo a lo que no nos tiene acostumbrados el arte egipcio. La época en que vivió Nefertiti es la llamada amarniana, y supuso un cambio total en cuanto a la religión y el arte (muy ligado al aspecto religioso) del país del Nilo. Se aprecia un interés...

Leer más